REPORTAJES

Las redes de cable se mueven para fortalecer su posición en el mercado de las telecomunicaciones
Gracias a la fibra óptica, las redes de cable se hacen fuertes en un mercado que tiende a la concentración
Sabemos que Telefónica se hace aún más fuerte con la compra de Canal+ ya que así se convertiría en el mayor operador de televisión de pago. La operación está en marcha y Telefónica quiere hacerse con el control total y absoluto de Canal+. Pero este no es sino el más relevante de los movimientos entre operadores por dominar el espacio de la televisión. Pero a esta situación de concentración de operadores es muy significativa en el sector del cable local donde más de 40 redes han conseguido ponerse de acuerdo para configurarse como una gran fuerza en el actual panorama de las telecomunicaciones. Precisamente una de las premisas del cable local para mantener su situación de privilegio en los territorios que ocupa, es su gran actividad desplegando fibra óptica. Sobre esta tecnología se hablo un año más en la Feria Tecnológica del Cable que organizó recientemente la Asociación del cable local, AOTEC. En ella se reunieron las principales empresas del sector de las telecomunicaciones por cable. En la Asamblea que celebraron paralelamente a la Feria trabajaron sobre el impulso de las nuevas tecnologías sobre FTTH (fibra óptica hasta el hogar) que hacen posible la agregación de servicios, llegando al cuádruple play, televisión, telefonía, Internet y móviles. Servicios que se ofrecen en todo tipo de dispositivos, conectados a las redes ultrarrápidas.
J. Muñoz

AOTEC aprovechó su cita anual en la pasada Feria, para poner las bases de impulso del cable local en un momento en el que Telefónica ‘aprieta los dientes’ más que nunca. Y no sólo lo hace con la compra de Canal+ sino avanzando con sus despliegues de fibra óptica en toda España.

Porque los operadores locales en España saben la importancia que supone tener redes de fibra óptica avanzadas, están acelerando despliegues también al mismo tiempo que llegan a acuerdos. Sin duda están en un gran momento como se vio en el punto de encuentro que celebró AOTEC en Aranjuez (Madrid).

Sin duda el cable local es un sector en continua evolución que genera negocios colaterales dentro de un mercado convergente. Un segmento rodeado de profesionales ques e convierten en buenos socios tecnológicos para los operadores, que con unas redes cada vez más modernas muestran el vigor del cable a nivel nacional.

Recordamos que AOTEC, asociación de ámbito nacional, representa al mayor grupo de operadores del sector del cable local. Se trata de un sector que aglutina alrededor de 520 empresas que dan servicio a 900.000 abonados, con cerca de 2.800.000 hogares conectados con cable y que genera unos 5.200 empleos directos y más de 15.000 indirectos. En definitiva, una cifra global de inversiones de más 40 millones de euros.

Continua evolución
Al miso tiempo sabemos que Open Cable Telecomunicaciones ha llevado a cabo una ampliación de capital de 260.000 euros que ha permitido la entrada en su accionariado de 41 empresas locales de cable que se suman a las seis fundadoras (Crevision, TV Almansa, Tele Elda, Telecable Jumilla, Triunfo Telecomunicación de Arnedo y Tele Novelda). Pero tras la Feria celebrada en Aranjuez sabemos que se unirán más…

En su conjunto, las empresas que se han sumado al proyecto prestan hoy servicios en 12 comunidades autónomas, lo cual permite a Open Cable “transformarse en el tercer operador por cable a nivel nacional por cobertura territorial, por detrás de Telefónica y Ono”.

Antonio Ramón Guilabert, director general de la compañía recuerda que Telecable, R y Euskaltel (a las que consideran sus “hermanas mayores” y con la que comparten negociaciones) solo están presentes algunas zonas. Y Jazztel, que ha empezado a instalar fibra óptica y ha llegado a un acuerdo con Telefónica para cablear conjuntamente, “de momento solo tiene funcionando algunos tramos”.

En la actualidad, Open Cable ofrece servicios de internet, telefonía y televisión en más de 200 poblaciones españolas con una cifra de facturación cercana a los 50 millones de euros. La mayoría de sus miembros han cumplido ya más de 25 años en el sector. En total, suman 500.000 clientes.

Operador Móvil Virtual
Guilabert añade que preparan su salida al mercado como Operador Móvil Virtual: “lo que nos permitirá hacer ofertas conjuntas de todos nuestros servicios a precios muy competitivos”. Y también destaca que con las tecnologías inalámbricas  "las empresas pequeñas de Andalucía y España pueden tener mercado en todo el mundo…,”

Esta situación les permitirán dar viabilidad a pequeñas cooperativas y pequeñas empresas; estas tecnologías permitirán que su mercado sea el mundo". Las pequeñas empresas tendrán tratamiento muy similar al de los hogares y sobre las empresas que están en polígonos industriales, tendrán un despliegue de ancho de banda de 50 megas".

Destacan por tanto también los movimientos de las redes de cable locales con su oferta conjunta de televisión y servicios de telecomunicaciones y que ahora también se refuerzan ampliando su oferta a 4G inalámbrico en toda España. Así prevén destinar cuatro millones en los dos próximos años en Andalucía para extender sus servicios y su cobertura a todo el territorio andaluz.

Y la operadora Open Cable Telecomunicaciones se refuerza como la tercera operadora de España tras adquirir esta licencia nacional de 4G en la banda de frecuencia de los 3,5 MHz, que permitirá dar servicios de Internet de alta capacidad en poblaciones de menos de 100.000 habitantes en todo el territorio nacional.

Más operadores unidos
Al mismo tiempo, Antonio Ramón Guilabert, cuenta que actualmente se vive una revolución en el sector con acuerdos y fusiones. Pero en el entorno local los que mas se mueven con ellos: “nos permitimos resolver las diferencias del mercado español en el entorno rural y en las pequeñas y medianas poblaciones". Recordamos que Open Cable ya suma de 47 operadores locales, seis más después del primer acuerdo… Y esta cifra parece que irá en aumento.

Además se está desarrollando el proyecto para dar servicio de 4G, Internet inalámbrico, en toda España, para lo cual se va a empezar a dar servicio en 91 municipios de Andalucía, la mayoría en este caso con menos de 30.000 habitantes. En España se pretende atender a 300 municipios.

El proyecto que tienen las redes locales puede beneficiar a 300.000 personas, según Guilabert que ha explicado que pretende ofrecer este servicio a municipios en un plazo inferior a un año y con una inversión a corto plazo de dos millones de euros en la instalación de antenas que permitirán conectar de manera inalámbrica a las zonas en que estamos ubicados y permitirá "no solo servir a los cascos urbanos y casas de campo sino también a las empresa ubicadas en polígonos industriales, tendrán los mismos servicios que en las ciudades".

Y ha indicado que, además del 4G inalámbrico, Open Cable también es operadora de telefonía fija a nivel nacional y pretende ofrecer una oferta de telefonía fija "que será la más barata del mercado", además de mostrar una oferta combinada con telefonía móvil, al ser también operador de telefonía móvil.

Sin miedo a competir
Tras los pasos de gigante que realiza Telefónica principalmente, el director de Open Cable ha recordado que esta empresa "es fruto de la unión de muchas y pequeñas empresas con mas de 25 años de historia que han sabido evolucionar tecnológicamente en últimos años hasta conseguir ser operadores supercompetitivos en el mercado nacional".

"La unión de los pequeños ha hecho la fuerza", ha resaltado Guilabert, quien ha indicado que en el caso de Open Cable "apostamos por la atención personalizada en oficinas en las ciudades en que estamos presentes". Y a largo plazo para garantizar esta cobertura en el ámbito rural y para llegar a aquellas poblaciones que no llegan otras operadoras, se va a destinar una inversión de seis millones de euros durante los próximos tres años.

Además, Open Cable Telecomunicaciones también ha decidido diversificar su negocio hacia el sector de la energía. La compañía ha firmado un convenio con las Cooperativas Eléctricas Españolas, que comparten, según cuenta Antonio Ramón Guilabert, una misma filosofía comercial en defensa de las empresas de implantación local. “Haremos una compra conjunta de energía para poder ofrecerla más barata en las poblaciones donde operamos”.

Desde la compañía defienden el nuevo proyecto asegurando que lo que hasta ahora había sido una apuesta en solitario de todas ellas –una situación que ellos mismos definían como “el ejército de Pancho Villa”– se ha transformado en un grupo organizado en el que las pequeñas empresas de telecomunicaciones han pasado a dar la batalla “como un ejército regular con unidad de mando”.

Infraestructura común
Aunque los operadores sumados al proyecto se mantienen como sociedades independientes al tiempo que son accionistas de Open Cable, todos tienen una infraestructura común en Madrid (un nodo), desde donde compran en el mercado internacional ancho de banda y minutos telefónicos, que luego son distribuidos a cada socio.

“Open Cable gestiona la red de todas, pues funcionamos como una sola red. Nosotros facturamos a cada socio y ellos a su vez a sus clientes”, dice Guilabert, que defiende que el modelo de Open Cable se basa en la asistencia personal a sus clientes con oficinas propias, en todos los lugares en los que prestan servicio, generando así puestos de trabajo tecnológicos en las ciudades en las que se implantan.

Por tanto, parece que los movimientos de Telefónica no asustan al cable local, en un momento en que los beneficios de su operación de compra de Canal+ dependerá de las concesiones que pida Competencia.

Desde luego la compra por parte de Telefónica del 56% de Canal+ en manos de Prisa es probable que se enfrente a un "significativo escrutinio" por parte de los reguladores de competencia. Así, la agencia de calificación cree que los reguladores posiblemente requerirán algunas concesiones a Telefónica para permitir el acceso mayorista de los operadores alternativos a sus contenidos. Un aspecto del que se quejó AOTEC. "El alcance de estas concesiones determinará finalmente los beneficios de la transacción de Telefónica".

Muchas compras
En cualquier caso, la compra de Canal+ por parte de Telefónica permitirá a la multinacional española defenderse de la competencia de Vodafone, tras la compra de Ono, Jazztel y otros operadores de cable regionales y locales. Para la agencia de calificación, dicha operación permitirá sostener el perfil crediticio de la compañía en el medio plazo, ya que a través del acuerdo Telefónica podrá acceder a 1,6 millones de abonados de Digital+ y a su contenido exclusivo, incluyendo los derechos del fútbol español.

Es evidente que el mercado de televisión de pago en España es "relativamente pequeño", con una penetración de cerca del 22,5% a diciembre de 2013, pero muy concentrado en tres operadores: Digital+, con 1,6 millones de suscriptores y una cuota del 44%, Vodafone, que con la integración de Ono, tendrá 0,8 millones y un 21% del mercado, y Telefónica, con 0,7 millones y una cuota del 18%.

Al mismo tiempo, Telefónica no ha dudado en solicitar una norma europea que iguale a operadoras y empresas de Internet. Así, el presidente de la compañía ha pedido una armonización de la legislación  del sector de  telecomunicaciones en la Unión Europea para que no haya competencia desleal entre los regulados, como la compañía española, y los no regulados, como Google y Facebook, que invierten menos y no pagan impuestos.

¿Puede sr miedo a la gran tendencia audiovisual del momento: la TV conectada? “No puede ser” porque " las empresas de Internet no inviertan en las redes ni paguen impuestos, mientras que las operadoras de telecomunicaciones sí”. Con esta palabras César Alierta, presidente de Telefónica ha indicado que empresas como Google o Facebook “no pagan ni un impuesto” ni invierten en espectro, mientras que Telefónica abona el 26 por ciento de cada cien euros que recauda.

Regulación e inversión
El pasado año las compañías tradicionales en Europa invirtieron 60 billones de euros, generaron empleo a 1,5 millones de personas y contribuyeron con 6.000 millones de euros. “Sin embargo, las demás invirtieron 30 millones de euros, tuvieron 20.000 empleados y no pagaron impuestos ni por el espectro”, señala Alierta.

Así, el máximo responsable de la operadora apuntó que no es posible digitalizar Europa con 30 millones de inversión, añadiendo que las  reglas "son tan asimétricas" que los que invierten están "superregulados", con una regulación que ya no vale para el futuro, y los que no invierten, no lo están. "Para hacer el mundo digital hay que invertir billones y billones", afirmó.

El presidente de Telefónica ha calificado a esta situación de "totalmente inverosímil" que va a acabar "en un año" porque la mayoría de los candidatos a presidir la Comisión Europea y los distintos gobiernos nacionales han expresado su respaldo a que se cree la agenda digital de la UE.

Pero lo que es evidente es que con el cierre de la compra de Canal+, la firma presidida por César Alierta se haría con el 82% del mercado de televisión de pago en España por número de suscriptores. En cualquier caso, Telefónica estará bien posicionada para beneficiarse de la creciente demanda de los clientes para servicios de vídeo en múltiples dispositivos, lo que representa una nueva oportunidad para diferenciarse de la competencia y lograr una monetización de los contenidos.

Controlando el mercado
De esta forma, el grupo que preside César Alierta alcanza su objetivo de controlar la primera plataforma de televisión de pago del país, con el objetivo de integrarla junto con sus servicios de Movistar TV. En el caso de que la operación logre superar todos los requisitos regulatorios, Telefónica atesoraría una cuota de mercado en la televisión mayoritaria

Con el precio final de la operación, Telefónica ha valorado Distribuidora Digital Terrestre (DTS, también conocido por Canal+) casi un 45% menos que hace cuatro años, cuando adquirió el 22% de la compañía por casi 500 millones de euros. En ese momento, el grupo de telecomunicaciones tasó la totalidad de filial de Prisa en 2.350 millones de euros, frente a los 1.295 millones de euros a los que valoró el conjunto de la misma sociedad el pasado martes.

Se anunció incluso que la rebaja del precio de Canal+ ha sido constante en los últimos meses, ya que las pretensiones iniciales de Prisa por el 56% de su filial audiovisual rondaban los 1.500 millones de euros, para luego reducirse a 1.200 millones y más tarde a 1.000 millones. Yel goteo a la baja sobre el precio de la participación de Prisa de Canal+ continuó posteriormente en 900 millones de euros, después en 800 millones, para finalmente anclarse en los 725 millones ofertados por Telefónica.

Y antes de la aceptar la oferta de Telefónica, Prisa respondió a los cortejos de la teleco rescatando supuestas muestras de interés de otros grupos. "No es la única oferta que se ha recibido por Canal+", indicaron fuentes de la editora de El País, sin desvelar quiénes eran los otros pretendientes, ni si las propuestas son firmes.

Oferta gratuita frente a la TV de pago
Desde luego con este baile de compras y acuerdos, la TDT compite de manera diferenciada. Al respecto, el director general de la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (Uteca), Andrés Armas afirman que las esperanzas del audiovisual están depositadas en blindar jurídicamente los 15 canales de TDT y los cuatro de alta definición que quedan, "que compiten desigualmente con la oferta de pago y la de TVE".

Incluso Armas, ha asegurado que el Gobierno de Mariano Rajoy será recordado en la historia audiovisual de este país como "el impulsor de la televisión de pago", por la adopción de medidas como el cierre de nueve canales de TDT.

También afirma que parece que la intención del Gobierno no es otra que la de aniquilar los canales gratuitos: "A nuestro juicio, todo parece orquestado para que en el medio plazo, la televisión en abierto quede condenada a una mínima expresión, facilitando por falta de atractivo que se desarrollen las distintas formas de televisión de pago", señala el directivo de Uteca.

Armas también responsabiliza al Gobierno de haber tomado medidas que "solo pueden acarrear desastrosas consecuencias para el sector audiovisual español". "Ha sido implacable, ignorando completamente las demandas de los ciudadanos y de las asociaciones de usuarios", añade.

Problema de fondo
Desde Uteca señalan que más allá de la "preocupante reducción de la pluralidad informativa y de ocio que ha supuesto para los espectadores" la clausura de algo más de un tercio de la oferta televisiva en abierto, el cierre "va a suponer otro tipo de efectos devastadores para millones de españoles, tanto en el corto como el medio plazo", porque un importante número de puestos de trabajo "se ha puesto en riesgo" con esta decisión.

Así el sector audiovisual está más convulso que nunca: "Con el pretexto de cumplir a toda costa con la legalidad, el Gobierno está desencadenando una tormenta perfecta en el sector audiovisual", subraya Armas, "amparándose en decisiones jurídicas muy cuestionadas por expertos independientes y sin tener en cuenta la opinión ni de espectadores ni de los principales agentes implicados".

Desde luego la apisonadora de Telefónica no se frena… Y la oferta golosa de Canal+ es muy golosa para dejarla escapar. Sabemos que desde principios de año, Prisa amplió varios meses el plazo para presentar ofertas vinculantes con el objetivo de conceder más tiempo a cinco grupos para pujar por Canal+. Además de Telefónica, los otros grupos que han llamado a la puerta del gigante audiovisual para preguntar por la antigua Sogecable fueron: Al Jazeera, News Corporation, Liberty Global y Vivendi.

Desde luego Telefónica y Prisa llevan negociando mucho tiempo pero, hasta ahora, la falta de acuerdo por la dote había dejado en el aire los planes de boda. Fuentes cercanas a la operación aseguraron que, inicialmente, la teleco había ofrecido apenas 600 millones de euros por el 56% de la plataforma de pago de Prisa.

Pero hoy con los 725 millones que ingresará Prisa a cambio de su capital en Canal+, el grupo multimedia aliviará buena parte de su presión financiera. No obstante, la editora explicó con anterioridad que, tras la última refinanciación, dispone de tres años para vender los activos audiovisuales por lo que esperarán a tener el precio "más beneficioso".

Más Empresas



© Copyright GRUPO MORANI & ASOCIADOS S.L.